in

La ciencia de Hanger, explicada, además de cómo evitar que se haga cargo en cualquier situación

I Sé que no soy la única persona que ha experimentado las trampas de la suspensión, aunque temo decir que puedo recordar uno o dos recuerdos en los que estar hambriento se convirtió en una rabia a toda velocidad. Afortunadamente, he aprendido de mis errores y tengo mucho cuidado para evitar la percha a toda costa. Sin embargo, a la luz de una nueva investigación sobre el tema, me hizo pensar en cómo y por qué se manifiesta la suspensión y si hay alguna consideración especial que haya pasado por alto.

Sigue leyendo para aprender más sobre la ciencia de la percha y sus efectos en tu mente y cuerpo. Además: los mejores consejos de un dietista para evitar la suspensión antes de que pierda la calma.

¿La percha es algo real?

Como dietista con sede en Florida Kim Rose, RDN, CDCES, CNSC, LD, comienza, un estómago vacío y la caída resultante en los niveles de azúcar en la sangre definitivamente pueden afectar su estado de ánimo. “Por ejemplo, la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre) puede provocar nerviosismo, ansiedad, irritabilidad o confusión”, dice ella. “Sin embargo, una vez que alguien que experimenta hipoglucemia come algo, estos síntomas se resuelven solos”.

«La hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre) puede provocar nerviosismo, ansiedad, irritabilidad o confusión».
—Kim Rose, RDN, CDCES, CNSC, LD

La solución rápida de masticar algo para estabilizar el azúcar en la sangre y el estado de ánimo debería ser un alivio para algunas personas, especialmente para aquellas que están abucheadas. Un Estudio de abril de 2014 publicado en la revista PNAS midió el vínculo entre los niveles bajos de glucosa y la agresión entre 107 parejas casadas. En el transcurso de 21 días, los participantes que tenían niveles de glucosa más bajos actuaron más de acuerdo con sus impulsos agresivos, en este caso, clavaron más alfileres en un muñeco vudú de su cónyuge y lo golpearon con ráfagas de ruido más fuertes y largas a través de los auriculares. (Y de repente, recuerdo las alegrías de estar soltero…)

Además, los nuevos hallazgos de un Estudio de julio de 2022 publicado en Más uno contribuir a un creciente cuerpo de investigación que demuestra que la percha es, de hecho, un fenómeno legítimo. En el transcurso de tres semanas, 64 participantes en Europa Central informaron sus niveles de hambre, ira, irritabilidad, placer y excitación en cinco puntos a lo largo de cada día. El estudio encontró que cuanto más hambriento estaba alguien, más enojado e irritable estaba y menos probable era que reportara sentimientos de placer. (No se encontró que el vínculo entre el hambre y la excitación fuera estadísticamente significativo).

Pero, ¿por qué a veces simplemente tienes hambre y a veces estás completamente hambriento? ¿Cuál es la línea divisoria entre los dos?

De acuerdo a un Estudio de junio de 2018 publicado en la revista Emoción, el contexto y la autoconciencia juegan un papel fundamental que determina si el hambre contribuirá a las emociones negativas. Este estudio involucró dos experimentos. En el primero, a 400 participantes se les presentó una imagen que tenía connotaciones positivas, neutras o negativas. Luego se les mostró una imagen ambigua (un pictograma) y se les pidió que calificaran qué tan agradable o desagradable era la última imagen, así como qué tan hambrientos se sentían. Los investigadores encontraron un vínculo fuerte: los participantes que tenían hambre y vieron primero una imagen negativa tenían más probabilidades de informar la imagen ambigua como desagradable.

Según un estudio de junio de 2018 publicado en la revista Emoción

el contexto y la autoconciencia juegan un papel fundamental que determina si el hambre contribuirá a las emociones negativas.

El segundo experimento involucró a 200 estudiantes universitarios, algunos de los cuales ayunaron y otros comieron antes. Los estudiantes seleccionados también completaron un ejercicio de escritura diseñado para sintonizar con sus emociones, y finalmente se les pidió a todos los participantes que completaran una tarea tediosa en una computadora antes de que fallara y un investigador los culpara por el mal funcionamiento. Los estudiantes hambrientos que no habían completado el ejercicio de control emocional informaron más emociones negativas, incluido el estrés, la ira y una crítica más dura del investigador que interfiere. Curiosamente, los estudiantes hambrientos que completaron el ejercicio de escritura no informaron las mismas tendencias en sus propias emociones o percepción del investigador.

En resumen, ambos experimentos demostraron que la negatividad puede engendrar más negatividad, especialmente cuando se trata de hambre. Si bien enfrentar estímulos negativos con el estómago vacío puede contribuir a generar más ira, menos placer y una mayor reactividad, estar más en sintonía con sus emociones puede ayudar a desviar su hambre y evitar que se convierta en una cascada de mayor turbulencia.

Cómo prevenir la percha, según una dietista

Además de sumergirte en un entorno positivo y practicar la atención plena (sí, incluso cuando tu barriga ruge), aquí hay otros hábitos saludables que vale la pena seguir para estabilizar tus niveles de azúcar en la sangre y evitar la ira retorcida de la suspensión.

1. Coma comidas balanceadas en un cronograma constante

Rose enfatiza la importancia de cómo y cuándo comes para evitar la suspensión. Paso uno: Coma comidas balanceadas que contengan carbohidratos, proteínas y grasas. «Además, comer aproximadamente cada cuatro o cinco horas mantendrá estable el nivel de azúcar en la sangre», dice ella. Con estos consejos en mente, está bastante claro que saltarse las comidas es imposible. nutrientes, el nivel de azúcar en la sangre baja, lo que lleva a un aumento de los antojos de azúcar y de la suspensión», agrega Rose.

2. Abastecerse de bocadillos

Si se encuentra atascado en su escritorio o ocupado sin tiempo para sentarse a comer, los refrigerios saludables pueden ayudarlo. “Llevar barras de granola, bocadillos de frutas y pretzels rellenos de mantequilla de maní puede sacarte del apuro si no tienes tiempo para comer”, dice Rose. Una vez más, cuanto más equilibrados nutricionalmente estén, mejor.

3. Ten cuidado con tu consumo de alcohol

«Lo crea o no, el consumo excesivo de alcohol puede provocar hipoglucemia», dice Rose. Por supuesto, el alcohol también es una toxina y puede aflojar tus inhibiciones, por lo que si eres propenso tanto a la percha como a la agresión después de unas copas de más, ella recomienda controlar tus hábitos de bebida.

Publicado por jucebo

La idea de que solo hay 3 tipos de piel es el mito más grande de la industria de la belleza: he aquí por qué

Las 4 reglas fundamentales requeridas para una relación saludable de amigos con beneficios, y qué hacer cuando las cosas se complican