in

El Día de los Padres No Binarios me da la oportunidad de pertenecer donde el Día de la Madre y el Día del Padre se quedan cortos

I Sabía que mi hijo no me llamaría mamá. No me di cuenta de que todos los demás lo harían.

La experiencia de ser padre es abrumadoramente de género, y el embarazo es una catapulta hacia ese espacio de género. Cuando tenía 12 semanas de embarazo, una partera me dijo que probablemente no podría amamantar debido a mis “problemas de género”, como ella lo expresó. Había investigado durante horas en busca de proveedores amigables con las personas trans, llamé con anticipación para confirmar la atención amigable con las personas trans y, aun así, una mujer me dijo que mi condición de trans me convertiría en un peor padre.

Esta partera dijo que, en su experiencia, los pacientes con una identidad de género diferente a su sexo biológicamente femenino no lograron amamantar con éxito. Ella tocó mi propio pecho y predijo que yo tendría la misma experiencia, ya sea por razones biológicas o socioemocionales. Simplemente no creía que las personas trans pudieran amamantar. Por razones obvias, no me quedé con esa partera. Pero cuando nació mi hijo, lo amamanté con éxito.

Como padre no binario, el Día de los Padres No Binarios, que se celebra el tercer domingo de abril, es tanto una celebración como un alivio. Llevo años en la crianza de los hijos y todavía me estoy haciendo un hueco en un espacio tan marcado por el género.

Educadora e intérprete no binaria johnny llamas creó y comenzó a celebrar el Día de los Padres No Binarios en 2017, y la festividad parece encontrar más celebrantes cada año. Cuando no eres binario, a menudo te ves obligado a elegir un género binario: entre el departamento de hombres o mujeres, entre el Día de la Madre o el Día del Padre. Ser un padre no binario involucra tantos paréntesis, pero el Día de los Padres No Binarios es un día solo para nosotros.

Mi hijo me llama Mimi, pero no había llegado a ese nombre mientras esperaba; Solo sabía que no sería «mamá». Pero todas las semanas en el yoga prenatal, los instructores terminaban sus clases de la misma manera: “Ahora, mamis, pónganse las manos en la barriga”.

Para mí, la maternidad se siente vinculada a la feminidad, y no soy una mujer. nunca he estado

Incluso escribir esto trae de vuelta una ola de incomodidad, una completa ausencia de pertenencia. Hay muchos padres no binarios que se sienten cómodos con los apodos de padres binarios, pero «mamá» nunca se sintió como yo. Para mí, la maternidad se siente vinculada a la feminidad, y no soy una mujer. nunca he estado

Como resultado, el embarazo fue una experiencia disfórica de género para mí. Cada vez que estaba en un espacio diseñado para futuras mamás, me sentía como un fraude. Cuando me recuperé del trabajo de parto y del parto, dormí en la “Unidad Maternoinfantil”. Tenía mis pronombres impresos en mi plan de parto que de otro modo habría sido abandonado, pero solo un par de enfermeras los usaron. Estaba embarazada en Nueva Jersey, un estado azul con política progresista. Aún así, me encontré con un proveedor tras otro que me dijeron que estaban trabajando para ser más inclusivos en cuanto al género solo para llamarme «mamá» en el siguiente aliento.

A menudo, viene de un buen lugar. Cuando un extraño me llama «mamá», por lo general se asegura de que no olvide una botella de agua o simplemente trata de encontrar al adulto para otro niño en el patio de recreo. La compasión y la camaradería entre los padres pueden ser una fuerza para el bien. La última vez que mi familia tuvo que lidiar con una bebida derramada en un restaurante, fueron otros padres los que saltaron al rescate. Antes de que pudiéramos siquiera recoger los pedazos de vidrio, los padres de una mesa vecina trajeron toallas de papel y chistes sobre niños pequeños. Entre padres, podemos bromear sobre los líos que hacemos y las horas que no dormimos. La idea es que estemos en el mismo equipo. El problema es que el lenguaje se queda corto.

Entre padres, podemos bromear sobre los líos que hacemos y las horas que no dormimos. La idea es que estemos en el mismo equipo. El problema es que el lenguaje se queda corto.

Cuando trato de encontrar un buen dentista pediátrico en mi área, me encuentro en “grupos de mamás” en línea. Cuando creo contenido sobre la crianza de los hijos, a menos que incluya mis pronombres de manera destacada, inevitablemente recibiré un comentario como: «¡Ve, mamá!» Estas líneas de género están destinadas a atraer a los padres y enfatizar lo que tenemos en común, pero como padre no binario, la exclusión que implican puede doler.

Ciertamente, hay destellos de progreso hacia un futuro más inclusivo. Al seguir los pasos para inscribir a mi hijo en el preescolar, noté que los amables administradores tacharon «Madre» y «Padre» en los formularios y escribieron «Padre 1» y «Padre 2». Incluso las clases de «Mami y yo» a las que he asistido a menudo tienen maestros que reconocen el lenguaje anticuado.

Pero en última instancia, soy un padre trans que vive en el Sur. Un año después del nacimiento de mi hijo, nos mudamos a Carolina del Norte. Hay una comunidad trans vibrante aquí, pero también tengo un sentido de cautela. Me encuentro buscando calcomanías amigables antes de decirle mis pronombres a un conocido del patio de recreo. Cada semana en el fútbol, ​​el entrenador John termina la clase diciéndoles a los niños que «encuentren a sus mamás y papás». No lo corrijo. Mi hijo sabe venir a buscarme. Es delicado y agotador. Y hace que unas vacaciones diseñadas para padres no binarios se sientan mucho más valiosas.

Tengo suerte de tener otros padres no binarios en mi vida. Estamos aquí. Estamos en todas partes. Estamos esperando que el resto de ustedes nos alcancen. Elegimos todo tipo de nombres, como Mapa, Baba o, en mi caso, Mimi. Cuando nos presentamos a nuestros hijos, todos tenemos nuestro propio lenguaje en torno a los pronombres. Los niños nunca parpadean. Estas son estructuras familiares a las que llaman hogar, completas sin códigos estrictos de género.

En familias con padres no binarios, esta falta de lenguaje de género es algo natural. Para los aliados, un cambio en el vocabulario puede ser la forma más rápida de señalar que sus espacios de crianza son inclusivos. La palabra neutral en cuanto al género “padre” ya forma parte de nuestro léxico y recorre un largo camino. Al interactuar con las familias, solo animar a los niños a encontrar a sus «adultos» en el patio de recreo incluye a los padres no binarios, pero también a los abuelos, hermanos y otros tutores que pueden criar a los niños. Las familias se forman de muchas maneras. El lenguaje amplio nos permite incluir a todos.

En mi pequeña familia, ser no binario es fácil. Mi hijo sabe quién soy, al igual que mi pareja. Y en el Día de los Padres No Binarios, el mundo también puede verme.

Publicado por jucebo

Compradores mayores de 60 años dicen esto El retinol suave y confiable hace que su piel sea ‘más firme, más brillante y muy suave’ después de un par de semanas

Más mujeres están encontrando su poder en la sala de pesas y disfrutando de las ventajas que fortalecen los huesos y mejoran el estado de ánimo